Esta reflexión como nunca, es muy necesaria en estos dias, cuando el mundo entero esta enfrentando la escalofriante pandemia, cuando en diferentes niveles de la sociedad brotan todo tipo acciones incorrectas aprovechando el estado de emergencia económica, social y ecológica.

El abuso del poder en el sector salud en beneficio propio o corrupción ha sido ampliamente debatido y considerado como el cáncer del sistema en estadío avanzado y con metástasis impregnadas en todos los actores desde hace décadas por lo que nos hemos acostumbrado a vivir con ella, nos hemos olvidado de esta pandemia que ha embebido nuestras acciones a tal punto que pareciera que es normal la tolerancia de estos actos indebidos.

La corrupción en el sector salud ha sido el fenómeno nefasto que más ha afectado el desarrollo de la sociedad impactando negativamente el bienestar físico, mental y social de cada colombiano. Es interesante realizar una revisión amplia de la literatura sobre la corrupción precisando sus definiciones, tipos de corrupción, causas más comunes, sus consecuencias y lo más importante, hacer acento en la propuesta de las intervenciones necesarias a realizar de forma integral para lograr el objetivo deseado de una sociedad sana que es disminuir el abuso del poder.

Según el diccionario de la Real Academia Española, “la corrupción es la práctica consistente en la utilización de las funciones y medios de las organizaciones, especialmente las públicas, en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores”.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define la corrupción en el sector salud como “la apropiación indebida de autoridad, recursos, confianza o poder para beneficio privado o institucional que tiene efectos adversos en los sistemas de salud regionales, locales o internacionales y que afecta negativamente los resultados de salud individual o de una población”.

The Cochrane collaboration define la corrupción como “el abuso o la complicidad en el abuso, de la posición pública o privada, el poder o la autoridad para beneficiarse a sí mismo, a un grupo , una organización u otras personas, donde los beneficios pueden ser financieros, materiales o no materiales”.

Como se puede notar, existen múltiples definiciones del termino corrupción y en nuestro país, además de los sinónimos como soborno, extorsión, malversación, robo, fraude, nepotismo, cohecho y otros, encontramos innumerables términos coloquiales que sustituyen la acción de corrupción como “tajada”, “chuzada”, “mordida”, “vacuna”, “coima”, “untada”, “CVY” (como voy yo) y “lo que diga el Niño Dios” (o sea 10% por cada contrato), por aquello de tener el Niño Dios las manos abiertas mostrando los 10 dedos. Ahora se entiende porque algunos gerentes y gobernantes tienen una imagen o estatua del Niño Dios en sus oficinas.

Tipos de corrupción
El abuso del poder en el sector salud tanto público como privado, ha sido una conducta generalizada entre la mayoría de los actores y se presenta desde formas pequeñas que pasan inadvertidas y en muchas veces se asimilan como conductas normales y aceptadas, hasta grandes actos de corrupción a nivel nacional e internacional.

Los tipos más comunes de corrupción en el sector salud de Colombia son el
soborno, extorsión, fraude, malversación de fondos, robo, nepotismo, ausentismo y la manipulación de datos entre otros.

El soborno, como la dadiva en dinero o en objetos de valor, que se promete o se da a un funcionario público para que este realice u omita una de sus funciones es muy común en la contratación y compras en las instituciones públicas y privadas del sector conllevando a una elevación de los costos y a una baja de la calidad en los servicios y bienes prestados.

La extorsión, como la presión indebida que ejercen los gerentes de las instituciones prestadoras de servicios de salud hacia los trabajadores del sector por prestación de servicios y contratos de 1-3 meses para que les den “lo que diga el Niño Dios” o si no, se termina el contrato.

El fraude, como el engaño económico con la intención de conseguir un beneficio que se presenta cuando profesionales o Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) facturan pacientes “fantasma” o procedimientos quirúrgicos no realizados que contribuye a la insolvencia económica del sistema.
La malversación de fondos es el acto de apropiación indebida de dineros confiados en razón del cargo, que repercute en el estado de salud de la comunidad cuando los gobernantes invierten los fondos de la salud en otros sectores y no para impactar los determinantes sociales de la salud.

El robo, consiste en el apoderamiento de un bien ajeno frecuentente notado con la apropiación de los medicamentos, insumos médicos, instrumental y equipos, que trae como consecuencia tratamientos medico-quirurgicos interrumpidos y baja calidad en la prestación de los servicios.

El nepotismo, como el favoritismo que los funcionarios públicos tienen con amigos, familiares y personas del mismo grupo político sin tener en cuenta otros méritos, como el merito de competencia y experiencia, muy común en nuestro medio debilitando la capacidad de gestión y eficiencia de las instituciones.

Otro tipo de corrupción es el ausentismo laboral, que es la ausencia o abandono del puesto de trabajo, que se presenta comúnmente entre los especialistas médicos por trabajar en varios sitios a la vez limitando el acceso a los servicios.

La manipulación informática como la inserción, alteración o supresión de datos que va desde la codificación errónea de un diagnostico de la enfermedad por parte del personal médico, hasta grandes estafas financieras afectando el correcto funcionamiento del sistema de salud.

Causas de corrupción
Todos estos actos indebidos que se practican en la prestacion de servicios de salud demuestran, que el sector salud esta impregnado de corrupción y afecta todos los niveles de interacción entre sus actores, siendo un reflejo de la sociedad colombiana, que poco se adhiere a cumplir normas y leyes, poco amiga de la transparencia e irresponsable y tolerante de sus actos corruptos.

La aceptación y la tolerancia de la corrupción en la sociedad colombiana se da primero que todo porque el beneficio obtenido por cada acto corrupto siempre será mayor que el castigo recibido en caso de ser condenado por la justicia y mucho mayor que la voz de la conciencia, que le advierte a gritos que la corrupción es un anatema (acto indebido) y no debe ser realizado. Y esto sucede desafortunadamente porque muchas conductas irresponsables que cometemos desde la niñez, como hacer trampa en las tareas de la escuela o apropiarse del recreo de sus compañeros, son aplaudidas por nuestros amigos y familiares mayores, vistas como actos de viveza, inteligencia y no indebidas y corruptas.

Con el tiempo estas conductas indebidas en los establecimientos educativos y posteriormente en el trabajo como no llegar a tiempo, utilizar el teléfono de la oficina o celular con fines personales o apropiarse de insumos medicos de amplio consumo, del papel de impresión, son actos menores de corrupción que hacen que nuestro cerebro se acostumbre a ellas, ya no nos advierta que está mal hecho, que moralmente no deben ser tolerados y estos “trabajadores ejemplares” cuando llegan a ocupar cargos gerenciales o políticos, ni se sonrojan robándose inmensos recursos del estado o la comida de los más necesitados, como lo que esta pasando actualmente con las ayudas en la pandemia de COVID -19.

Por la complejidad innata de los sistemas de salud debido a la incertidumbre del mercado, la asimetría de información, la gran cantidad de actores del sistema, cada uno con diferentes intereses y el inmenso volumen de recursos públicos que se mueven en el sistema (más de 30 billones de pesos) son tierra fértil para la prosperidad de la corrupción.
Además, la debilidad de nuestras instituciones para luchar contra la corrupción es caldo de cultivo para su desarrollo, nuestros gobernantes elegidos en su gran mayoría invirtiendo grandes cantidades de dinero están obligados a recuperar a toda costa la inversión con maniobras corruptas.

Consecuencias de la corrupción
Por tal razón, la corrupción en el sector salud afecta primordialmente la calidad de los servicios prestados y por consiguiente la salud de cada colombiano. Para nadie es un secreto el hacinamiento en los servicios de urgencias en todo el país, el efecto no deseado de muchos medicamentos genéricos, las más de 200.000 tutelas por servicios médicos no prestados y la baja tasa de donación de órganos, tejidos y células como una respuesta de los familiares al descontento por los servicios de salud recibidos.

Menos inversión de organismos internacionales en el sector salud es otra consecuencia para nuestro país debido al deshonroso top 10 de países más corruptos del mundo.

La credibilidad del Gobierno y los entes de control como Fiscalía, Procuraduría y Contraloría deja mucho que desear por los innumerables casos de corrupción que se conocen a diario y que terminan con vencimiento de términos y olvidados.
La poca inversión de los gerentes, alcaldes y gobernadores en el cuidado primario, prevención de la salud, diagnosticos tardios y aplazamiento de los tratamientos por falta de autorizaciónes por parte de las aseguradoras ha llevado a tener una
sociedad enferma y poco productiva, pues para algunos gobernantes representan más ganancias personales invertir en costosos equipos médicos de última generación.

Hay suficiente evidencia a nivel mundial que la corrupción es el mayor impedimento para el logro del Objetivo No. 3 del Desarrollo Sostenible que definió la ONU para el 2030 limitando el acceso oportuno y de calidad a los servicios de salud, violando los principios de equidad, responsabilidad, eficiencia y resiliencia, además de producir desmotivación y Sindrome de Burnout en en recurso humano.

Estrategias anticorrupción

Para una intervención seria en pro del control y vigilancia por parte de la Ley colombiana y la sociedad en general se proponen las siguientes estrategias anticorrupción, que se pueden distribuir en tres grupos: aquellas, dirigidas a la
prevención de la corrupsión, basadas en enseñanzas y cátedras educativas con el fin de reforzar valores y principios éticos que disminuyan la adaptación de nuestro cerebro a la deshonestidad; las que acentúan en la detección de cada acto corrupto con ayuda de la modernización tecnológica y la inteligencia artificial, para que cada día sea más difícil disfrazar las conductas indebidas; y por ultimo las encargadas del castigo merecido acorde a la falta, que es un gran reto para nuestro sistema paquidérmico judicial.

Teniendo en cuenta la complejidad del sistema de salud y lo arraigada que se encuentra la corrupción se proponen medidas de anticorrupción en los niveles macro- meso- y microgestión del sector para adelantarlas simultánea e integralmente y así obtener el mejor resultado posible, pues ya se ha visto en múltiples ocasiones que intervenciones aisladas son solo “paños de agua tibia” en esta pandemia y no producen el efecto deseado.

A nivel de macrogestion se proponen 3 puntos de reforma política y electoral con el fin de aumentar el sentido de responsabilidad de cada colombiano con la elección de sus gobernantes, abolir la posibilidad de financiación privada de las elecciones como fuente primaria de toda la cascada de la corrupción que empieza con los aportes de los grandes grupos económicos a las campañas presidenciales, aportes de las EPS y farmacéuticas a las campañas de los congresistas, proveedores y gerentes de hospitales aportando a campañas de gobernadores y alcaldes y no se nos olvide que todos estos favores se devuelven con el doble mediante el desfalco de al arcas del estado: (1) voto universal y electrónico; (2) financiamiento público de las campañas políticas; (3) unificación de todas las elecciones populares desde presidenciales hasta concejales y ediles.

También para este nivel se proponen 3 puntos urgentes de Reforma Judicial y a la Ley 100, que permitan crear barreras eficaces anticorrupción en cada uno de los eslabones de interacción entre todos los actores del sistema empezando desde el
Ministerio de Salud, Supersalud, entes de control, Aseguradoras, proveedores de bienes y servicios y los pacientes que incluyan:
(1) actualización de leyes anticorrupción, decretos regulatorios y políticas públicas para evitar el abuso del poder;
(2) crear un programa de estímulos monetarios y brindar seguridad para denunciantes de hechos de corrupción en el sector salud;
(3) abolir la intermediación de las aseguradoras en el manejo de los recursos de los prestadores de servicios
del sistema e implementar la trazabilidad completa de los dineros de la salud.

A nivel de mesogestión se propone la modernización digital, fortalecimiento de todas las instituciones y la mejora de las condiciones laborales para todos los trabajadores del sector salud para hacer frente común al adefesio de la corrupción: (1) digitalización total y obligatoria del sector en un periodo no mayor a 4 años;
(2) utilización de la Big Data e inteligencia artificial para incrementar las auditorias digitales y descubrir patrones de corrupción en el sector, nuestros Entes de Eontrol están desactualizados en detección de la corrupción y los corruptos no duermen, tenemos que actualizar las auditorias permanentemente;
(3) mejorar la percepción que tiene la sociedad de los actores del sector salud en cuanto a transparencia y responsabilidad y esto se logra nombrando profesionales nuevos e íntegros en los cargos directivos del sector y acabar con la simple rotación de gerentes cada 4 años sin tener en cuenta resultados ni antecedentes durante la administración anterior;
(4) implementar procesos de supervisión anticorrupción para fortalecer las instituciones públicas y privadas utilizando herramientas digitales novedosas, inteligencia artificial y experiencias exitosas en otros países;
(5) los Entes de Control que por omisión y por favorecimiento de la corrupción deben ser solidarios en la retribución del daño ocasionado al sector salud, y así evitar la maniobra perversa de algunos funcionarios de los Entes de Control de recibir coimas un día anterior a las visitas formales de auditoria en las instituciones públicas dando visto bueno de gestión transparente y ocultando hechos corruptos;

(6) formalización laboral para todos los trabajadores del sector salud obligatoria para todas instituciones y en un plazo no mayor a 12 meses, con el fin de acabar con los contratos extorsivos por orden de prestación de servicios y estimular al personal para mejorar la calidad de los servicios prestados.

A nivel de microgestión se deben implementar proyectos educativos masivos con el fin de despertar el interés de las comunidades en ayudar a denunciar la corrupción y dirigidas a inculcar la buena costumbre de acatar las normas y leyes de una sociedad transparente;
(1) recuperación efectiva de dineros perdidos por actuaciones corruptas más los intereses y las indemnizaciones por los daños ocasionados con el fin de persuadir al funcionario de cometer un acto corrupto, pues el castigo será mucho mayor al beneficio obtenido del ilícito;
(2) utilización de las redes sociales para impartir educación reforzando valores y principios éticos dirigidos a toda la comunidad beneficiando no solamente al sector salud sino a todos los sectores involucrados en logar el completo bienestar físico, mental y social de cada individuo;
(3) implementar la catedra anticorrupción obligatoria para todas las instituciones educativas que preparen personal para desempeñarse en el sector salud, desde auxiliares hasta maestrías y doctorados;
(4) tener procesos en investigación disciplinaria, fiscal o penal es una inhabilidad para ocupar cargos públicos directivos y así poder renovar los gerentes de todas las instituciones que nombren los próximos gobernadores y alcaldes como una medida de transparencia, buen gobierno y aumento de la credibilidad en las instituciones del estado;
(5) las juntas directivas, alcaldes y gobernadores solidariamente deben responder por los actos de corrupción de los gerentes de las IPS públicas, solo así los miembros de la junta directiva estarán interesados en asegurar la transparencia en sus instituciones y no estar detrás de coimas a cambio del respaldo al gerente;
(6) por las demoras injustificadas en la aplicación de justicia y vencimiento de términos en caso de corrupción en el sector salud responden solidariamente los entes de control y el sistema judicial.

Jorge Cubillos Gutierrez (jorgecubillos@hotmail.com), 3153247703 y Olena
Palamarchuk (lienapal@hotmail.com), 3153912757
1. Urólogo, Cirujano de trasplante renal y Magister en administración de empresas de salud;
2. Enfermera oncóloga y Magister en administración de empresas de salud