Vejiga

Control de la vejiga: Estrategias de estilo de vida para reducir los problemas

Realizar cambios sencillos en el estilo de vida puede mejorar tu problema de control de la vejiga o tu respuesta a los medicamentos. Descubre qué puedes hacer para mejorar tu problema de control de la vejiga.

Si ya hace un tiempo que luchas contra la vergüenza y la incomodidad que te produce el problema de control de la vejiga, es posible que estés buscando modos de solucionarlo. Afortunadamente, existen estrategias simples que puedes probar.

Los médicos suelen llamar a estas estrategias «modificaciones en el estilo de vida» o «terapias de comportamiento». Son seguras, sencillas, eficaces y económicas. Puedes probar estas técnicas antes de intentar con otros tipos de tratamiento, como los medicamentos o la cirugía, o en combinación con ellos.

Céntrate en los líquidos y el alimento

La cantidad de líquido que bebes puede afectar los hábitos de la vejiga, al igual que algunos alimentos que comes. Demasiada cantidad de líquidos

Beber demasiada cantidad de líquidos hace que orines con más frecuencia. Si bebes demasiado y muy rápido, se puede saturar la vejiga, lo que origina una fuerte necesidad de orinar.

Incluso si necesitas beber más líquido porque haces mucho ejercicio o trabajas al aire libre, no tienes que beber todo el líquido de una sola vez. Intenta beber cantidades más pequeñas a lo largo del día; por ejemplo, 16 onzas (473 mililitros) con cada comida y 8 onzas (237 mililitros) entre comidas.

Si te levantas varias veces durante la noche para orinar, haz lo siguiente:

  • Bebe la mayor parte de los líquidos durante la mañana y la tarde, en lugar de hacerlo por la noche
  • Evita el alcohol y las bebidas con cafeína, como el café, el té y las bebidas cola, que aumentan la producción de orina
  • Recuerda que los líquidos no se encuentran solo en las bebidas, sino también en alimentos como la sopa

Muy poca cantidad de líquido

Beber muy poca cantidad de líquido puede provocar la acumulación de desechos del cuerpo en la orina. La orina muy concentrada es de color amarillo oscuro y tiene un olor fuerte. Puede irritar la vejiga, aumentar la necesidad y la frecuencia de las veces que debas ir a orinar.

Alimentos que irritan la vejiga

Ciertos alimentos y bebidas pueden irritar la vejiga, incluidos los siguientes:

  • Café, té y gaseosas, incluso si no contienen cafeína
  • Alcohol
  • Algunas frutas ácidas (naranjas, toronjas [pomelos], limones y limas) y jugos de fruta
  • Comidas picantes
  • Productos a base de tomate
  • Bebidas gaseosas
  • Chocolate

Considera evitar estos alimentos que pueden irritar la vejiga durante una semana para ver si los síntomas mejoran. Después incorpora progresivamente (cada uno o dos días) un alimento a la dieta y observa si hay cambios en la necesidad de orinar, en la frecuencia o en la incontinencia.

Tal vez, no sea necesario que elimines tus bebidas y alimentos favoritos de forma total. Tan solo disminuir la cantidad podría ayudar.

Leave a Comment

Fecha de nacimiento :